Blog

La importancia de un buen herraje

La importancia de un buen herraje

La importancia de un buen herraje

Todos los veterinarios y jinetes coincidimos en la importancia de un buen herraje ya que que una de las partes más importante del caballo es el casco, puesto que es una zona muy delicada y donde se sostiene todo el peso del animal junto con sus patas.

Como el caballo muchas veces no pisa sobre un suelo firme es importante el uso de herraduras para que el casco no se desgaste excesivamente.

La importancia de un buen herraje es fundamental, pero es necesario:

  1. Limpieza diaria de los cascos con un limpia cascos. Es importante realizar esta tarea antes y después de montar. La falta de higiene en los cascos y las camas húmedas desembocan en los principales problemas (Ranillas podridas, Casco quebradizos…). Es importante de no apretar las zonas blandas de la ranilla. Si a tu caballo le huelen mal las ranillas es posible que tenga una infección, para solucionar este problema puedes utilizar un higienizador de ranillas y deberías consultarle a tu veterinario.
  2. Hidratar los cascos cuando están secos con grasa o un aceite especial para los cascos o si están demasiado blando y se rompen aplicar un endurecedor y/o Biotina.

¿Cuándo herrar al caballo?

El herraje del caballo dependerá de su actividad física, del tipo de suelo donde el caballo trabaje o este estabulado y de la calidad del casco.

Por lo general es conveniente herrar al caballo cada mes o como mucho cada 8 semanas, si se deja pasar más tiempo se puede alterar el equilibrio del casco, pudiendo llegar a causar un daño permanente en la extremidad del caballo.

Los principales factores para saber cuándo herrar a tu caballo son:

Observar el crecimiento del casco

El desgaste del casco

El ajuste de la herradura

¿Cómo se debe herrar a un caballo?

  1. Recortar los cascos para conseguir una longitud adecuada, sin llegar a recortar mucho casco para que no queden los tejidos sensibles cerca del suelo.
  2. Elegir el herraje adecuado para el caballo (si es un caballo con alguna problemática en sus extremidades puede que necesite un herraje especial para mejorar su problema, si tu caballo tiene algún problema es conveniente que lo consultes con tu veterinario y entre veterinario y herrador hablen para ver cómo tiene que ser el herraje). Es fundamental que la herradura se haga del tamaño y forma del casco. Una vez que tengamos la forma de la herradura se fijan con 6 u 8 clavos sobre la línea blanca teniendo muchísimo cuidado de no clavarlo más profundo de lo normal pues se puede producir una cojera al caballo. Los clavos deben salir para afuera unos 2,5 cm por encima de la suela, seguidamente con unas tenazas se vuelven contra el casco. La fijación y el tamaño de la herradura es un factor muy importante para que el caballo no la pierda con facilidad.

Si un herraje es ha sido realizado con éxito tenemos que observar  si el tamaño de los clavos es el correcto, si los talones quedan perfectamente protegidos por el herraje y si los remaches se encuentran alrededor de un tercio de la altura.

Muchas veces si el caballo vive en libertad, tiene unos cascos sanos y no realiza actividad física en un terreno agresivo no es necesario herrar al caballo, aun que si es importante mantener los cascos bien recortados para que no se le rompan.

Es fundamental tener un buen herrador puesto que un casco sano es vital para la vida del caballo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *